sábado, 5 de diciembre de 2009

Beato persistente



Ni subido a una escalera conseguiría besarte - pensó en silencio el beato plantado en el centro de la iglesia y con la mirada perdida en las alturas -

Aunque hay escaleras de dos tramos, como esas que usan los de telefónica; con una de esas seguro que me acerco.


Otra cosa sería un elevador, de los que utiliza la brigada para poner las luces de navidad. Pero aqui no puedo hacer entrar la camioneta, no pasaría entre los bancos.

Vaya! aquello de allí es un taburete? -su cara se iluminó de repente-
Tal vez, si lo pongo sobre el altar...


   
   
  


No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.