domingo, 15 de noviembre de 2009

Que vuelvan ya!


Mientras recojo mi destino del frío suelo de la cocina, los gritos de Sonia, convertidos ya en desconsolado llanto, se terminan de ahogar tras la puerta de nuestra habitación. Siempre crees estar preparado para volver, pero un escalofrío te estremece, cuando entre el correo, ves asomar el membrete de la Agencia. 
Al levantarme, mi mirada se cruza con la de Anita, descalza bajo el arco que da al salón, y que con inquisidora mirada, comienza a cuestionar en silencio mis numerosos viajes al pueblo, a cuidar de la abuelita.
¿pero quién diantres se marcha a pescar atunes a Somalia?







   


No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.