sábado, 5 de septiembre de 2009

Memorias de un beduino


Recordaré siempre su figura menuda, sentada a mi izquierda en el hemiciclo, justo al lado de mi oido negado, y sonriéndole todas las veces en que ella me hablaba y yo no la oía. Cualquier día podía haberme pedido la independencia de Guipúzcoa y Zaragoza, y yo, sonriente, habría respondido que sí a sus pretensiones.

En uno de sus viajes, en esta ocasión a Escocia, le pedí que me trajese una buena gorra de esa tierra, y me trajo la mejor, la que, por mucho que le llueva encima, no se cala.





Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados (José Antonio Labordeta 2009)

No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.