sábado, 5 de septiembre de 2009

Memorias de un beduino


Y algunas mañanas, en la misma calle de Alcalá, saliendo él de su misa matinal, nos saludábamos desde cada acera, haciéndonos señales religiosas. Yo hacía la señal de la cruz y él me daba la absolución.

- Te vas a condenar.
- Ya no, porque tú rezas por mí.

La verdad es que él se reía, yo me reía y ambos nos reíamos hasta que de nuevo el "pecado" surgía en la forma de una nueva proposición de ley para la regulación de la investigación y experimentación con técnicas de clonación sobre embriones humanos sobrantes de las fecundaciones in vitro para fines terapéuticos en determinadas enfermedades genéticas, degenerativas e invalidantes.

¡ Ahí es nada y tú mirando al cielo !




Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados (José Antonio Labordeta - 2009)

No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.