sábado, 20 de junio de 2009

La abuela


Tú estabas, abuela, sentada en la puerta de tu casa, abierta ante la noche estrellada e inmensa, ante el cielo del que nada sabías y por donde nunca viajarías, ante el silencio de los campos y de los árboles encantados, y dijiste, con la serenidad de tus noventa años y el fuego de una adolescencia nunca perdida: "El mundo es tan bonito y yo tengo tanta pena de morir". Así mismo. Yo estaba allí.


























Las pequeñas memorias (José Saramago, 2006)

No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.