domingo, 31 de enero de 2010

Piratas del caribe... contrastes


Aquí vinimos a descansar, gritó su madre, es una pena lo que ha pasado pero ya hay quien se encarga de ello, aseguró. Así que olvídate y vamos a la piscina, que nos esperan. Hacía ya tiempo que Ricardo no escuchaba a su madre, la miraba fijamente, con una extraña sonrisa en la cara, serena, comprensiva. De repente, se giró y corrió al autobús que en ese momento abandonaba el complejo turístico. Desde la escalerilla, lanzó un último adiós con el brazo.
Donde va ese autobús? preguntó la madre a un empleado del hotel. Al otro lado de la isla señora, a Puerto Príncipe, las cosas están muy feas por allí, contesto el chico sin levantar la vista del suelo.
Este niño; verás cuando se entere su padre…




No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.