jueves, 8 de enero de 2009

Secreto, pero menos

Al menos, para las mujeres, tiene mejor gusto, pensé mientras contenía la respiración achinando los ojos por la mirilla.

Era Julia, la reconocí, vestía como aquella tarde en el parque en el que les ví besarse. Estaba guapísima. Abrí la puerta.

- Hola, eres Julia verdad? Yo soy Fernando. Pasa por favor. Cariño! Julia ha llegado!

Salieron corriendo al ascensor.

- Papá, vamos a una fiesta, llegaré un poco tarde...

- No te preocupes Cristina, abrigaos y pasadlo bien, adios.

Me quedé un momento en el rellano, solo, como atontado. Sonó un ruido y entré apresurado en casa... mi pequeña, se hace mayor.


No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.