lunes, 5 de abril de 2010

El niño con el pijama de rayas

Maravillosa y dura historia que me ha hecho disfrutar de verdad. Quien fuera capaz de ver la vida desde los ojos de Bruno, y porqué no, borrar de un plumazo esa vomitiva realidad que, igual que alguna otra más cercana, avergonzó a medio mundo al descubrir lo que somos capaces de hacer.


"... yo también tengo que contarte una cosa.
-- ¿Ah, si? -dijo Shmuel levantando la cabeza, esperanzado.
-- Sí, que voy a volver a Berlín.
Shmuel puso cara de sorpresa.
-- ¿Cuando? -preguntó, y la voz se le quebró un poco.
-- A ver, hoy es jueves. Y nos vamos el sábado. Después de comer.
-- Pero ¿cuanto tiempo vas a estar fuera?
-- Creo que nos vamos para siempre -respondió Bruno-. A Madre no le gusta Auchviz, dice que no es un sítio adecuado para criar a dos hijos, así qe Padre va a quedarse trabajando aquí porque el Furias tiene grandes proyectos para él, pero los demás volvemos al hogar -Utilizó la palabra "hogar", pese a que ya no estaba seguro de donde estaba su hogar.
-- Entonces ¿no volveré a verte? -preguntó Shmuel.
-- Bueno, sí, algún día. Podrías venir de vacaciones a Berlín. Al fín y al cabo, no te quedarás aquí para siempre, ¿no?
Shmuel negó con la cabeza.
-- Supongo que no, -dijo con tristeza. Y añadió-: Cuando te marches, ya no tendré a nadie con quien hablar.
-- Ya -dijo Bruno. Quería añadir "Yo también te echaré de menos Shmuel", pero le dió un poco de vergüenza-. Así que, hasta entonces, mañana nos veremos por última vez. Mañana tendremos que despedirnos. Procuraré traerte un regalo especial.
Shmuel asintió con la cabeza, pero no encontraba palabras para expresar la pena que sentía.
-- Me habría gustado poder jugar contigo -dijo Bruno tras una larga pausa-. Aunque solo fuera una vez. Solo para tener algo que recordar.
-- A mi también -coincidió Shmuel.
-- Llevamos más de un año hablando y no hemos podido jugar ni una sola vez. ¿y sabes otra cosa? -agregó-. Todo este tiempo he estado observando donde vives desde la ventana de mi dormitorio, pero nunca he visto por mi mismo cómo es.
-- No te gustaría, -dijo Shmuel-. Tu casa es mucho más bonita.
-- Ya, pero me habría gustado ver la tuya.




John Boyne - El niño con el pijama de rayas (Salamandra, 2006)




No hay comentarios:

¿Como viniste a parar a este Blog?

Se ha producido un error en este gadget.